.: FUTBOL DE LIGA :.

San Francisco y Olimpo igualaron cero acero en el estadio Gustavo Novoa de Villa Italia, en el cotejo que completó la octava fecha del certamen Apertura. Los aurinegros continúan sin ganar en el torneo.

Comentario del partido:

San Francisco le puso banca a Olimpo y cerró un empate en cero

San Francisco y Olimpo igualaron cero a cero en un discreto partido disputado en el estadio Gustavo Nova de Villa Italia. Los aurinegros siguen sin victorias en el campeonato.

Era, para los dos equipos, el partido ideal para el despegue. Ambos cierran la tabla de posiciones, los "santos" con tan sólo una victoria en su haber. Los aurinegros sin triunfos en el torneo.
El partido que cerraba la fecha ocho, tenía como escenario el excelente piso del estadio Gustavo Novoa. No había excusas para jugar. Pese a ello no salió un partido bien jugado. Fue impreciso, poco claro, donde se corrió más de lo que se jugó y en un desarrollo en el cual a Olimpo le costó imponer la jerarquía individual de sus jugadores, por sobre un entusiasta y muy ordenado San Francisco, que con menos técnica, con menor riqueza individual y mucho menos alistamiento físico, se las ingenió para jugar de igual a igual, y hasta por algunos momentos, poner en aprietos a su rival.
En los primeros 45 minutos, fue el visitante quien tuvo algo de supremacía en el juego, sin ser abrumador el dominio, fue Olimpo quien forzó el trámite, con Ezequiel Vidal como abanderado y con una defensa ordenada y de buena estatura, que controlaba cualquier intento del conjunto "santo".
Un tiro libre de Ezequiel Vidal, que dio en el ángulo izquierdo de Carnicero, a los 14 minutos de juego, y un remate de media distancia del propio Vidal, que el golero local Manuel Carnicero resolvió en forma espectacular, fueron las chances más claras de los aurinegros en el primer parcial.
En el complemento, y cuando uno suponía que la mejor condición física adquirida en una competencia superior de la mayoría de sus integrantes, inclinaría la balanza a favor de Olimpo, nada de eso ocurrió. La paridad en el juego obligó a Mauro Brunelli a mover el banco, pero las soluciones tampoco llegaron. San Francisco, con actitud, fervor y mucho orden mantuvo el equilibrio. Con el talento de Marcos Montenegro que aparecía como el más claro de los "santos", y que sobresalía como amenaza, y con el golero Manuel Carnicero derrochando confianza y seguridad en cada pelota que le llegaba al arco, por arriba o por abajo, el equipo de Julio Román se dio cuenta que Olimpo no sabía como resolver el problema y hasta se animó a ir hacia el arco de Pastor.
Las dos situaciones más claras del segundo tiempo fueron para el elenco local. Una gran atajada de Pastor ante una sorpresiva y solitaria aparición de Alexis Ulloa y una rauda salida del arquero aurinegro que llegó antes que "Popi" Martínez, generando un rebote que por muy poco no aprovechó Nielsen y que Martín Ferreyra despejó sobre la línea, con el arco sin arquero, fueron dos clarísimas posibilidades de San Francisco para ganar el encuentro.
Fue cero a cero. Un empate que le cayó mejor al elenco de Román, ante un equipo que tenía, entre otros, algunos futbolistas que el sábado se alistaron ante Talleres de Córdoba por la Superliga.

El Podio:

1 - Manuel Carnicero: el arquero "santo fue clave. Tapó en forma magistral un gran remate de Vidal en el primer tiempo y dio permanente sensación de seguridad en cada pelota que le llegó. Atento, resuelto y sin vacilaciones. De arriba y abajo. Una tarea con gran firmeza. Le dio confianza a sus compañeros de la defensa, que nunca se desordenaron.
2 - Marcos Montenegro: el más claro y más inteligente de San Francisco. Se cansó en el segundo tiempo y debió ser reemplazado, pero mientras tuvo aire, marcó diferencias y se notó. Marca el pulso de San Francisco en la mitad de la cancha. Estuvo bien asistido por Matías Cardozo en la contención.
3 - Ezequiel Vidal: el mejor de Olimpo. Bien vertical. Claro, pero sin compañía. Un tiro libre suyo dio en el travesaño. El arquero Carnicero le sacó un remate de media distancia, en forma espectacular. Con los suyo no alcanzó.

El Árbitro:
Marcos Gómez: Muy bien. Cero errores. Dirige de cerca, no se complica y nunca pretende sobresalir. Sobrio y con determinaciones correctas. Amonestó lo justo y necesario. Nada que reprocharle.

Jorge Souvillé
Fútbol de Liga