.: FUTBOL DE LIGA :.
Huracán derrotó a Rosario por 1 a 0 en el Coloso de Punta Alta y llegó a las semifinales del torneo Clausura. Brian Scalco anotó el gol del triunfo del "globo". Fueron expulsados Damián Mendiola, en el primer tiempo, y Claudio Apud, en los whitenses, y Nicolás Achigar el el entrenador Gómez Peña, en los puntaltenses, en un partido que tuvo un final caliente.

Comentario del partido:

El globo sigue en carrera

Huracán derrotó por 1 a 0 a Rosario en el Coloso del Cemento. Brian Scalco fue el goleador en uno de los encuentros correspondientes a los play off de la liga del Sur. Gabriel Spinella fue el árbitro de un partido que finalizo con polémicas, disturbios y cuatro expulsados.

El primer tiempo fue parejo, la pelota se disputó en el medio. El juego se trabó y se hizo un tanto friccionado, mucha pierna fuerte y muchas tarjetas amarillas. La primera jugada cerca del área, fue a los 15 minutos, cuando por la derecha, Claudio Apud probó desde lejos y exigió a Miranda la mandó al corner en forma espectacular. Y cinco minutos más tarde, hasta Agustín Trotta tuvo que bajar a defender y reventar una pelota en su propia área.
Luego, la primera mitad se llenó de polémicas. La primera, a los 22, Mendiola recibe la tarjeta amarilla por una fuerte falta a un rival. ¿Era para roja? La segunda, a los 28, ¿hay penal de Antognoli a Trotta? La tercera a los 37, ¿hay penal de Miranda a Gonzalía? La cuarta a los 42, ¿hay off side de Mesa cuando se iba solo al gol? Y la quinta, a los 47, expulsado Damián Mendiola. El delantero recibió la segunda amarilla por zambullirse en el área y pegarle un puñetazo a la pelota. Se fue el vestuario antes de lo previsto, por doble amonestación. Fue tan hablado, tan protestado el primer tiempo que se tornó, por momentos, tedioso e insoportable.
El complemento cambió. Huracán fue en busca de la victoria y dejaba espacios libres para que Rosario contraatacara. En ningún momento se notó la diferencia numérica dentro del campo de juego. Brian Scalco comenzó a asociarse con Leonel Navarro y Emanuel Gonzalía. Y cuando estos tres se juntan pueden salir cosas fenomenales.
Los espacios libres que dejaban los dirigidos por Echaniz, los aprovechaba Rosario para, mediante Mesa y compañía, poner en vilo el arco defendido por Ezequiel Alonso. Tan así era, que antes de los 30, el portero visitante, se vio obligado a salir del área y despejar con el pecho una clarísima jugada de gol, ante la protesta de todos los locales que aseguraban que Alonso había despejado con la mano.
El partido se tornó de ida y vuelta, y con el correr de los minutos se hacía más entretenido. Los contragolpes del tricolor y las jugadas colectivas de la visita, hacían prever que el gol estaba al caer. Así fue. Cuando a diez del final, Navarro recibió de Apud y habilitó a Brian Scalco, quien por la izquierda encaró al área, y definió ante la salida de Miranda. Golazo del delantero, que se iba para el corner, a recibir el abrazo de sus compañeros, rengueando.
Los minutos restantes se colmarían de emoción, de suspenso. Huracán debía aguantar el resultado, con un jugador menos y el delantero lesionado con los tres cambios ya ejecutados. Rosario, por su parte, se apilaba en el área rival en busca del gol que lo deposite en semifinales.
Cuando parecía que el encuentro llegaba a su fin, lo que llegó fue un gran lío. Claudio Apud bajó de un planchazo a Miguel Sanhueza. El "turco" recibió la segunda amarilla y la expulsión (dos amarillas en cuatro minutos para el jugador visitante). Todos entraron al campo de juego, cuerpos técnicos, policías, árbitros, suplentes, dirigentes locales. Todos. No faltó absolutamente nadie. Algún directivo local, con algún viejo resquemor increpaba a Coronda. Algún suplente intentaba separar. algún policía intentaba poner fin al tumulto, algún jugador probaba poner paños fríos a la situación. Había de todo y de todos. Cuando todo se calmó, Achigar vio la tarjeta roja, por un golpe a Antognoli. Otro que se iba al vestuario antes de tiempo.
Cinco minutos más adiciono Spinella. Cinco minutos para que Huracán aguante los embates de Rosario que empujaba con más coraje que fútbol, pero empujaba al fin. Cinco minutos para que Huracán despejara lejos cada pelota peligrosa y Scalco la aguantara arriba.
Y se escucho el pitazo final. Spinella marcó el centro del campo y desató el festejo del globo que se metió así en las semifinales del torneo, dando el batacazo de los cuartos de final.

El Podio:
1 - Brian Scalco: Definitivamente, es de otra categoría, de otro planeta. El delantero, aun lesionado, estaba intratable. Corrió cada pelota como si fuera la última. Verlo correr lesionado, con la marca encima y aun así ganar la pelota y mantenerla cerca del área rival fue conmovedor. Convirtió el gol y fue determinante durante los noventa minutos.
2 - Leonel Navarro: sinónimo de buen fútbol. De a poquito se acomodó en la posición que más le sienta y de ahí llegaron las mejores jugadas de Huracán. Asistió a Scalco en el gol.
3 - Joaquín Miranda: dos o tres apariciones que lo convirtieron en figura. Tapó muy bien los mano a mano. Y sacó dos pelotas imposibles.

El Árbitro:
Gabriel Spinella: Dejó pegar mucho. Dejó hablar mucho. Por momentos el partido se le fue de las manos. Las polémicas dejaron muchas dudas. En algunas acertó, en otras se equivocó feo. Una tarde para el olvido. Una a favor de Spinella, ninguno de los 22 protagonistas colaboró con el, ni hizo nada para ayudarlo. Todo lo contrario.

Marianela Gentile
Fútbol de Liga


 
 
 
 
 
. : : Fútbol de Liga : : .
Bahía Blanca - Buenos Aires - Argentina