.: FUTBOL DE LIGA :.

Olimpo cayó ante Patronato por 1 a 0 en Paraná y dejó unidades claves por la permanencia. Sebastián Ribas, a doce minutos del final, anotó el único gol del partido.

Comentario del partido:

Un triunfo clave en su volver a empezar: Patronato derrotó a Olimpo

Con gol de Sebastián Ribas quedó con tres puntos clave en su lucha por no descender. El encuentro correspondió a la fecha 12. En los primeros días de enero El Santo regresa al trabajo.

Y hubo desahogo. Patronato necesitaba ganar para irse feliz de vacaciones. No solamente por el partido en sí, sino porque ese rival era un rival directo en su lucha por no descender. Y tenía más fundamentos para buscar ese desahogo: tenía que cortar siete partidos sin victorias, tenía que empezar a reconstruir su historia en las tribunas, con hinchas genuinos, tenía que dar y barajar de nuevo. Era el momento. Olimpo estaba en el puesto 25 y es el último descendido. Patrón en el puesto 24. Y no se podía perder porque ahí si se complicaba más que nunca. Y el triunfo, que lo revitaliza, lo eleva al puesto 23 del promedio (superó a Vélez en la tabla) y en la tabla creció al puesto 16. ¿Y hubo argumentos para ganar? En esta fecha 12 de la Superliga dividió pelotas en un feo primer tiempo, y en el segundo incluso pudo quedarse con las manos vacías cuando Fornari escapó al gol pero Bértoli lo evitó. Y después sí. Sin realizar un juego de cierto nivel con los ingresos de Guzmán y Carrasco, más las apariciones de Cáceres y Rivero refrescó la función ofensiva. Igual la gente reprobó la salida de Balboa. Pero apostó Pumpido a la continuidad de Ribas. Y Ribas, minutos después, llegó al gol. Ese gol, el sexto en su foja personal, que fue festejada por todos. Incluso por Pumpido que tuvo un duelo particular con la platea. Ahora un descanso y a esperar el tramo final de campeonato. Un tramo donde tendrá que seguir pugnando por no descender.
Triunfo clave de Patronato ante Olimpo
En el arranque del partido el Patrón buscó adueñarse de la pelota. La intención era que desde el sector medio con el manejo de Martín Rivero, avancen en técnica y velocidad. Cáceres y Ribas se sumaron, pero claro está Olimpo no se quedó de bajos cruzados. Y así Jonatan Blanco a los 8 minutos generó una acción de gol, que Bértoli con mano cambiada pudo evitar.
Pero Olimpo seguía creciendo. Tellechea a puro desborde por derecha y Fornari por izquierda. Lemos perdió los estribos y a los 10 minutos fue amonestado. Si bien era un trámite intenso, dinámico los bahienses habían gestado una acción peligrosa y dos pelotas paradas.
Salió de ese ahogo el local con una acción colectiva de la que Rivero fue protagonista junto a Balboa y Ribas. Los nervios también jugaban, pero había promesa de destrabar el partido.
Minutos después Jonatan Blanco fue duro contra Rivero que se metía contra la defensa. Tiro libre peligroso y amarilla para el peligroso jugador rival. Lo mejor del Patrón porque luego Urribarri envió un centro peligroso y Balboa estuvo cerca, de cabeza de anotar el primero.
Y las posibilidades iban creciendo. Por ejemplo a los 24 con un cabezazo de Sandona tras una pelota parada. Olimpo se agazapaba para la contra vía Blanco.
Luego el encuentro bajó sus decibles. Porque Rivero en el Patrón y Blanco en la visita, no tenía acción, o eran discontinuos. El partido cayó en la mediocridad. Y en la mediocridad fluyen los errores. Tellechea hace una mala entrega y sale de contra Patrón. Allí Peralta, por la derecha, quedó frente al arco pero tapó Gabbarini. La primera aparición del volante por derecha de nula participación hasta allí.
Para el segundo tiempo Pumpido manda en cancha, desde el arranque, a Marcelo Guzmán para buscar mayor profundidad por el carril derecho. Con más ímpetu que juego ambos elencos seguían con la pobre tesitura de correr más que jugar.
Y los errores seguían apareciendo en favor del Patrón. La corajeada de Balboa a los 3 minutos del arranque terminó en una acción peligrosa en favor de Guzmán, que luego rechazaría la defensa bahiense. Importante el producto ofensivo que producía el local que ameritaba el aliento en palmas y algún cántico de la gente.
Pero casi moja Olimpo. En un aislado contragolpe llegó un córner que desde la derecha ejecuta Pantaleone. La bocha alta y serena se cierra sobre el segundo palo. Allí apareció Nasutti cabeceando bien, pero no tanto para conseguir el gol.
Así las cosas la intensidad era dueña de la emoción. No el juego que desapareció de la escena. Patrón estaba motivado, iba mucho al ataque, ganó un córner, pero esperó mal en el fondo y Fornari, un velocista, le ganó a Lemos (el último hombre). Primero tapa Bértoli, después el rebote lo vuelve a tapar Bértoli. Y hubo una más. Y otra vez Bértoli. Acto seguido Pumpido saca en cancha al delantero de más lucha en ataque, Balboa.
Desde la tribuna aplausos para Rocky. Reprobación para el DT. Pero Carrasco (el ingresante) sería clave. El Santo se encendió. Guzmán entró bien en partido y quedó de cara al gol. Pero tapó Gabbarini. Lo mismo luego ante un cabezazo de Ribas. Fue acaso el mejor instante en el partido del local. Y en ese instante llegó el gol. Jugada de Ribero, asistencia de Carrasco y gol del siempre presente en el área Ribas. Para alegría de familiares que llegaron desde Europa para ver el partido.
Y Olimpo sintió el gol en contra. Se entregó ofensivamente, perdió rendimiento y se nubló en defensa. Disparos en el palo, en el travesaño y la presencia de Gabbarini fueron claves para que no aumenten los entrerrianos.
En consecuencia terminó redondeando una justificada victoria. En el día de su reconstrucción. Ya sin la Barra Fuerte, y con un público genuino que apoyó este momento sensible en el Patrón. Fue triunfo. En el volver a empezar Santo.

El Diario de Paraná

 
 
 
. : : Fútbol de Liga : : .
Bahía Blanca - Buenos Aires - Argentina